Multitasking in Healthcare?

Gestores multitarea en el sector salud

Hace unas semanas en estas mismas líneas explicaba los problemas asociados a la mejora centrada en las personas. Una optimización de este tipo nos lleva a soluciones en las que una persona trabaja alternando varios procesos al mismo tiempo con el fin de aumentar su productividad individual. En este mismo post, concluíamos que las personas no somos eficientes cuando tenemos que cambiar de una actividad a otra. De modo que, en estos casos, aumentan los errores y se reduce la eficiencia de manera significativa.

En esta ocasión, rememoro este pasado post pues ha llegado a mis manos un artículo de investigación publicado ya hace unos meses por el equipo de Spotlight, el suplemento del Boston Globe (en estos momentos famoso en todo el mundo gracias a la película del mismo nombre). El artículo en cuestión se titula ‘clash in the name of care’ y describe una deriva del sector salud que, en busca de la máxima rentabilidad de ciertos cirujanos ha empezado a desarrollar una serie de prácticas que pueden ser de alto riesgo para el paciente.

Gestión multitarea – buscando la rentabilidad económica.

Concretamente, el artículo denuncia una metodología cada vez más extendida que se conoce como cirugía concurrente. En otras palabras, esto se traduce en la práctica simultánea de varias intervenciones de alta complejidad por equipos médicos asignados a cada paciente y liderados todos ellos por un único cirujano estrella. Durante las intervenciones, este cirujano va alternando quirófanos, actuando en ambos pacientes en aquellas operaciones que requieren de una mayor destreza. Como consecuencia de esta práctica, la productividad de este cirujano aumenta considerablemente. Sin embargo, las intervenciones pueden alargarse significativamente, lo cual se traduce en una pérdida de eficiencia y un posible impacto en la calidad y la seguridad del paciente.

Detrás de este tipo de actuaciones hay lógicamente algunas historias de éxito, pero también un trasfondo de egos desmesurados, de equipos médicos enfrentados, de pacientes afectados y dramas humanos. Pero, en la raíz de este tipo de actuaciones encontramos la búsqueda de la rentabilidad económica de estos cirujanos estrella. En consecuencia, el estudio de ‘Spotlight’ analiza y revela a lo largo de más de 40 páginas algunos casos en los que la intervención no ha sido exitosa con secuelas permanentes para el paciente.

Productividad vs. Eficiencia.

Es evidente que los pacientes afectados nunca sabrán si los problemas derivados de su intervención se deben a la práctica de la cirugía concurrente o a la complejidad intrínseca de la intervención porque, por otro lado, es muy probable que nunca lleguen a saber quién les estaba interviniendo en cada momento. En cualquier caso, la mejora del sector salud debería huir de este tipo de prácticas que buscan una mejora de la productividad para centrarse en la mejora de la eficiencia. El objetivo de todo proceso (particularmente en el sector salud) debería concentrarse en reducir la variabilidad en la práctica médica y en la mejora de la eficiencia de las intervenciones.

artículo ‘Clash in the name of care’

Multitasking in Healthcare?
¿Te ha gustado el post?
Por | 2017-09-28T18:23:00+00:00 9, enero 2017|

Deje su comentario