End-to-end?

cadena de suministro

Durante esta pasada semana estuvimos ayudando en sus instalaciones de México a un importante grupo multinacional a desarrollar una actividad de ‘Value Stream Mapping’ en la modalidad de ‘end-to-end’.

VSM end-to-end

Esta metodología permite el análisis y diagnóstico de un proceso a través de la aplicación secuencial de las siguientes dos fases:

  • primero es necesario realizar un seguimiento de todo el proceso, observando el impacto sobre la transformación del producto de todos los departamentos y secciones que en él participan.
  • A continuación, en una segunda fase, es preciso definir una estrategia de mejora, una redefinición del proceso que atienda a las necesidades del cliente.

En este caso, la modalidad ‘end-to-end’ que practicamos incluye el estudio de toda la cadena de suministro de extremo a extremo, lo que significa que durante una semana fue preciso analizar el proceso desde el cliente hasta los proveedores, pasando por todos los actores que se encuentran en el camino, desde los centros de producción, los centros de distribución, etc.

Es por lo tanto una herramienta muy potente que aporta una gran cantidad de información sobre el funcionamiento del negocio y sobre el detalle de las necesidades del cliente.

No obstante, se trata de una actividad que todavía tiene un nivel de implantación bajo incluso en aquellas empresas que ya llevan años trabajando en actividades de mejora y que incluso disponen de un sistema de mejora consolidado.

El nivel de implantación del END To END

Inversión. Disponer de un equipo multidisciplinar que incluya a clientes y proveedores además de un número significativo de representantes de la empresa todavía se considera un dispendio excesivo, tanto en coste como en disponibilidad. Todavía hay muchas funciones y/o personas que son consideradas como imprescindibles en su trabajo diario.

Transparencia. Compartir estrategias así como mostrar a clientes y proveedores el funcionamiento de un proceso interno es algo para lo que muchas empresas no están preparadas, pues consideran que esta es una información confidencial y que el hecho de compartirla puede debilitar la empresa.

Coordinación. No es fácil cerrar las agendas de distintas personas y organizaciones con el fin de organizar una actividad en una semana de manera que todos los implicados conozcan su rol y el momento en el que deben participar. La organización y el respeto de las agendas es la clave del éxito de estos talleres.

En definitiva, mientras escribo este post estamos volando de vuelta a Barcelona, una vez finalizado el taller ‘end-to-end’. Durante esta semana, veintidós personas de cinco ciudades diferentes hemos analizado el proceso de un centro productivo, de un almacén de planta, de un centro de distribución y de unas veinte rutas de venta y reparto. Es evidente que, gracias a la buena programación del taller, el conocimiento del negocio que todos los participantes hemos adquirido durante estos días compensa el esfuerzo realizado.

Las empresas que sean capaces de programar talleres de este tipo rompiendo las tres barreras que antes comentaba (transparencia, inversión, coordinación) serán capaces de conocer mucho mejor a sus clientes y, en definitiva, serán mucho más competitivas.

End-to-end?
¿Te ha gustado el post?
Por | 2017-11-09T16:37:41+00:00 3, febrero 2014|

Deje su comentario