¿Demasiado lentos?

optimización del tiempo

Un fin de semana que tocaba zafarrancho de combate en casa me ocurrió una escena curiosa, y no por ello menos habitual, tenía que barrer el lavabo después de que mi mujer se peinara. Mi mujer me aviso puntualmente cuando acabó y yo me distraje con alguna tontería por lo que no fui a barrer hasta unos minutos después.

Cuando fui al lavabo a barrerlo mi mujer volvió a entrar en el mismo adelantándome cuál Fórmula 1 y, ante mis quejas, dijo: “como tardas tanto me da tiempo a cambiar de opinión”

Esto me recordó lo que sucede en algunas empresas asociado a su plazo de entrega y servicio a cliente. Su cadena de suministro (el global de la misma) plantea unos plazos de entrega establecidos de manera más o menos formal que puede generar las siguientes situaciones:

  1. Plazo de entrega es largo y poco fiable.
  2. Los clientes que asumen nuestras condiciones, que no son todos los que podrian serlo debido al primer punto, se ven obligados a pasar pedidos o previsiones con “mucho” tiempo de anticipación para intentar asegurar la entrega del producto o servicio.
  3. Esta misma falta de seguridad en el plazo de entrega provoca que nuestros propios comerciales, en previsión, lleguen a generar pedidos ficticios para reservar capacidad de producción para su cartera de clientes que, por supuesto, nunca coincide con la realidad de los pedidos que llegan de cliente.
  4. Existe un gran espacio de tiempo entre la producción del producto y la fecha de entrega del mismo. Este tiempo entre el pedido y la entrega puede generar que las necesidades del cliente varíen dentro de ese intervalo y nos genere nuevos requerimientos o modificaciones sobre los anteriores. Si el producto ya lo tenemos fabricado nos veremos obligados a “rectificarlo”, aumento de costes, o volver a producir habiendo generado un stock totalmente innecesario que corre el riesgo de convertirse en un obsoleto.

Como conclusión, necesitamos tiempos de respuesta, de servicio, plazos de entrega reducidos e intentar producir el producto o servicio lo más cercano posible a la fecha prevista de entrega.

¿Demasiado lentos?
¿Te ha gustado el post?
Por | 2017-10-25T19:01:32+00:00 26, agosto 2009|

Deje su comentario