¿Cómo es que no se arregló antes?

En muchas actividades, al acabar de definir el plan de
acción, incluso de implantar las acciones y tener resultados, aparece alguna
voz que, con fidedigna sorpresa, autocrítica o simplemente con espíritu destructivo
que pregunta  cosas como: ¿Para esto ha
hecho falta que vengan de fuera? ¿Cómo es que no lo arreglamos antes? ¿Y el
responsable,  por qué no lo arregló o lo
puso en marcha antes?
Todos estos comentarios plantean la realidad de que las
mejoras en las áreas y procesos pasan, en muchos casos,por solucionar aquellos
aspectos que, de una manera u otra, ya se sabían pero que no se habían
arreglado anteriormente.
Si quisiéramos enumerar las posibles razones por las
que no ha sido posible arreglarlo antes, éstas podrían ser muy variadas, pero
comunes en muchas empresas:
  • No era prioritario respecto a otras
    problemáticas, normalmente del día a día.
  • No se le dio la importancia que tenía hasta que
    alguien, habitualmente de fuera del área, planteó medir el impacto real que
    tenía esa problemática (Muda)
  • No había tiempo ni recursos (nunca los suele
    haber)
  • Nunca era buen momento para arreglarlo.
  • Era una situación habitual, se percibía como normal. A pesar de ser conscientes, en
    mayor o menor medida, del problema éste ya formaba parte de la rutina por lo
    que casi ya no molestaba.
  • Lo sabía el personal del área pero no sus
    superiores.
  • Era imposible convocar a todos los que estaban
    implicados para plantear una solución de consenso, global. Siempre había alguna
    situación que lo impide, no era igual de prioritario para todos, hay problemas de agenda,…
  • No se disponía del conocimiento ni la experiencia de cómo gestionar el equipo o la actividad o conocimientos acerca de alguna herramienta de mejora concreta.
  • No se conseguía llegar a soluciones de consenso. Quizás
    porque cada uno priorizaba los aspectos que le afectaban individualmente o a su
    área y no se planteaba una visión global de mejora, sobre todo si eso implica un
    trabajo añadido o diferente respecto al habitual.  Puede haber faltado alguna figura que tuviera influencia o autoridad como para conseguir que se aplicase la mejor solución a nivel global. 

Así que, claro que se podía haber arreglado o mejorado con
anterioridad, pero quizás alguna de las razones anteriores hizo que en su momento no
se llevara  a cabo.
Es fácil pensar que la presencia de alguien externo al área o proceso con experiencia y conocimientos, que coordine y gestione un
grupo de mejora, puede ayudar a plantear 
o canalizar los puntos de vista, ideas y alternativas con una visión
global.
Ahora se plantean varios caminos:
  • Fustigarse y culpabilizarse por no haber hecho antes las mejoras necesarias y, en algún
    caso, necesitar de ayuda externa para que se consigan.
  • Felicitarse por el trabajo realizado y volver a la rutina habitual.
  • Felicitarse y aprender
    de lo conseguido. Ver que hay otra manera de conseguir mejorar los procesos, de conseguir la participación del personal, con soporte externo en algunos casos y con liderazgo interno en otras, que abre
    muchas posibilidades.

En sus manos está qué camino seguir. 

¿Cómo es que no se arregló antes?
¿Te ha gustado el post?
Por | 2017-07-15T04:50:35+00:00 12, junio 2013|

Deje su comentario